ICONO 2015

ICONO Ediciones Digitales "COVERS de Posicionamiento"

Enrique, Enrique…. Enrique Peña… Clases de Política Exterior

Política Exterior Mexicana

Política Exterior Mexicana

Hola Enrique... HOLA, Quien, Caras, Hello te aman

Hola Enrique… HOLA, Quien, Caras, Hello te aman

El Presidente Fashionista

El Presidente Fashionista

Los Fashionistas

Los Fashionistas

En ICONO nuestras Comunidades Digitales son claves para el posicionamiento de nuestros clientes de PORTADAS o “COVERS”. Todos y cada uno de ellos han logrado ir conquistando posiciones en la web, a partir de la publicación de pequeños reportajes que permiten enlazar a sus propias web´s y redes sociales con nuestros servicios de publicaciones.  En ICONO Los medios pasan de informar a conectar, van más allá de las fronteras entrelazando sus contenidos con una fusión directa sobre sus audiencias. Hoy la evolución se concentra en temas de conectividad, de intercambio de información dinámicos, clicks, links, redes… todo en imágenes, multimedia de gadget y relaciones interpersonales que dejan atrás las reglas y fronteras tal y como se conocen en los últimos 20 siglos.

Anuncios

3 comentarios el “Enrique, Enrique…. Enrique Peña… Clases de Política Exterior

  1. Periódico ICONO
    12 marzo, 2015

    La monarquía mexicana
    Sábado, 7 marzo 2015 por Rubén Martín
    Formalmente en México no existe una forma de gobierno monárquico, ni el país es regido por un solo hombre, ni existe una clase aristocrática que hereda sus cargos y riquezas a costa de los contribuyentes, en grandes palacios y con cientos de sirvientes a su alrededor. Formalmente.

    La realidad es otra. La realidad es que en México un gobernante puede concentrar tanto o más poder que un monarca europeo que rige lo que fue un imperio mundial, existe una clase aristocrática que hereda el poder (a veces por vínculos consanguíneos a veces por pertenecer a un grupo político), que vive en palacios con sirvientes a su poder.

    Por eso no debería extrañar el derroche, los lujos y los excesos que acompañaron el viaje y la comitiva mexicana, encabezada por Enrique Peña Nieto, en su reciente visita a Gran Bretaña.

    Las anécdotas son varias y están calentando las redes sociales por donde se enterarán millones de mexicanos, pues ya sabemos que los noticiaros estelares de Televisa o TV Azteca no van a informar de cuántos hijos llevó Peña Nieto a la gira o cuánto costaron los vestidos de la esposa e hija del Presidente mexicano que presumieron en las cenas de gala ante la realeza y el Gobierno británico.

    Para empezar, ha sido un escandalo el tamaño de la comitiva: más de 200 personas viajaron desde México a Gran Bretaña para la visita oficial de tres días; Peña Nieto llevó, además de su esposa a seis hijas; varios miembros secretarios del gabinete llevaron asesores y secretarios; el senador Miguel Barbosa (del PRD) llevó a su esposa; la agencia ProMéxico llevó a 50 empresarios, 35 del sector energético; mientras que la Secretaría de Educación invitó a 50 personas, entre ellos a diez rectores; además, 23 periodistas hicieron la cobertura del evento. Una de ellas, Érika Hernández, enviada por Reforma dio detalles del tamaño de la comitiva.

    Por si fuera poco que a un viaje oficial el Presidente vaya acompañado de toda la familia, ha llamado la atención el alto costo del atuendo de la esposa de Peña Nieto y de su hija. A su llegada, Angélica Rivera portó “un vestido blanco de Alexander McQueen, mid-length, que combinó con unos pointy heels negros. Su clutch y su sombrero también eran del mismo color. El vestido lo decidió contrastar con unos smokey-eyes ligeramente marcados para resaltar su mirada. Para la cena que brindó la Reina Isabel II, la Primera Dama escogió un vestido rojo, largo, tipo columna con capa, de Valentino”, reportó de manera detallada el sitio internet de la revista de sociales Quién. Según Reforma, los vestidos de la esposa de Peña Nieto tienen un costo superior a 120 mil pesos. Pero la hija no se quiso quedar atrás, quien presumió en sus redes sociales una foto con un vestido que cuesta 115 mil pesos.

    Seguramente no darán detalles del costo de la gira y si tuviera oportunidad de salir nuevamente a dar una explicación, Angélica Rivera diría con tono molesto, altanero y soberbia que tiene dinero para pagarse esos vestidos y más. Eso no importa.

    Lo que importa es que la clase política y empresarial que intenta gobernar México se comporta como si el país fuera una monarquía, ellos una aristocracia y nosotros sus súbditos que debemos agacharnos y someternos. Esas muestras de despilfarro y desplantes de soberbia son intolerables.

    Me gusta

  2. Periódico ICONO
    12 marzo, 2015

    A tiros e insensibilidades Sábado, 7 marzo 2015 por Lourdes Bueno

    Mientras el país sigue en la desconfianza y Banxico da el sexto golpe a la baja a la economía mexicana, con absoluta insensibilidad y como para seguir caldeando el ambiente, el Ejecutivo de la República Mexicana aceptó, con sumo agrado, un monárquico paseo en la dorada carroza de Isabel II en Londres. Viaje a Gran Bretaña donde la familia completa, esposa, hijos e hijastros presumieron el despilfarro, como si a este país de pobres le sobraran los recursos. Y la consigna pareció: a dar la imagen de nuevo ricos, aunque al regreso el país deba vender hasta el agua…vendimia del agua de los mexicanos: que ya empezó.

    Porque lo que se está cocinando en las cámaras legislativas es la privatización de la extracción, purificación, drenaje, tratamiento y, claro, la distribución del agua. Golpe duro a la población mexicana que, sin mucho análisis, está siendo apresurado por senadores y diputados para su pronta aprobación.

    Pero la lista de insensibilidades —continuados yerros del Gobierno— sigue, como la aceptación de la nueva titular de la PGR por parte del Senado, y no porque haya conflicto de intereses, sino porque el interés que priva —sin conflicto— está direccionado y no es hacia el bienestar de todos los mexicanos.

    Porque sembrar desconfianza es la insensible propuesta para ingresar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a Medina Mora, profesional muy cercano a la Presidencia y con una historia de operador policial, no de estudioso de la Constitución, que tiene en su haber desde su participación en la guerra de Calderón, con graves llamadas de atención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, hasta favores realizados a quienes entonces candidatos, hoy están en el poder. Tiros de triple banda: PGR, Televisa y la SCJN. Trinidad que deja sin aliento a quienes de la justicia mexicana y de los medios de comunicación esperaban una mejora.

    Así, la población sigue con la confianza perdida, pero también analistas nacionales y extranjeros la ponen en duda porque no se ciegan con el dorado de carrozas reales, mucho menos por argucias que parecen de la vieja escuela de Maquiavelo. Porque alimentar la desconfianza es no reconocer que a México lo siguen teniendo como uno de los 30 países que más quebranta los derechos humanos, sin que hagan lo necesario para remediarlo.

    Porque insensibilidad es la política fiscal actual, de acuerdo con Harp Helú quien propone que empresarios y el Gobierno trabajen juntos para la recuperación económica del país, para lograr en dos años un crecimiento del 4 por ciento, en contraposición a los pésimos resultados actuales. Para rematar, insensibilidad y afrenta vil a la población es pasearse con vestidos de 100 mil pesos cada uno, cuando en México la Cruzada contra el Hambre está atorada, el empleo frenado y el crecimiento revertido…

    Así, el Ejecutivo y, sin duda, sus asesores, no están dando pasos para elevar la confianza ciudadana, ni por mejorar el clima de gobernabilidad, todo lo que constituye —como señaló la ONU— un amago a la democracia. Luego, la población sigue atizada por la inseguridad y por la pobreza producto del tratamiento dado por los detentores del poder, que a tiros e insensibilidades buscan sus intereses por encima de los de la Nación, lastimando a los mexicanos y ejerciendo la vendimia de lo que queda del país.

    – See more at: http://opinion.informador.com.mx/Columnas/2015/03/07/a-tiros-e-insensibilidades/#sthash.cavH8s21.dpuf

    Me gusta

  3. Periódico ICONO
    23 marzo, 2015

    El teflón del Presidente (I)
    Por Raymundo Riva Palacio rrivapalacio@ejecentral.com.mx

    Use la imaginación por un momento. Si el Presidente Enrique Peña Nieto, en una acción desesperada para reconquistar la aprobación de los mexicanos mediante el reconocimiento radical de las fallas y deficiencias en su Gobierno, se inmolara en el Zócalo de la Ciudad de México, probablemente lo acusaría la mayoría de faltar a su responsabilidad y buscar una salida fácil. ¿Hay algo que puede hacer el Presidente para cambiar la tendencia en picada ante la opinión pública durante sus dos primeros años de Gobierno? Por lo que se ha visto en este periodo, nada. Absolutamente nada, en los términos actuales, lo salvan de la debacle. El grito que tiene que escuchar de los mexicanos es que, o hace cambios radicales en su visión y equipo, o seguirá hundiéndose.

    Tuvo razón el Presidente al admitir en una entrevista con el diario británico Financial Times en marzo que existe en México la sensación de incredulidad y desconfianza. “Esto ha generado una pérdida de confianza que ha sembrado sospecha y duda”, dijo el Presidente. En el mismo periódico y en el mismo texto, “su brazo derecho”, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, agregó: “El Gobierno ha logrado cosas maravillosas, pero podríamos hacer 10 reformas energéticas y si no agregamos la confianza, no desarrollaremos el potencial pleno de la economía mexicana”.

    Videgaray estableció el rechazo mexicano al pobre comportamiento de la economía. Tiene razón. Peña Nieto, como sugiere el diario, debe esta pérdida de confianza a la crisis de Ayotzinapa y a las revelaciones de su casa en el barrio más elegante del país. También tiene razón. Sin embargo, el diagnóstico es reduccionista. El problema de la Presidencia de Peña Nieto es mucho más profundo. En Los Pinos, Peña Nieto tiene un teflón tan fuerte como el que tenía en el Estado de México, pero por las razones y consecuencias contrarias. Como gobernador, todos los negativos se le resbalaban y sólo absorbía los positivos; como Presidente, todos los positivos se le resbalan y todos los negativos se le quedan impregnados. Lo grave para él, y necesario para un nuevo análisis con su equipo, es que no es nuevo lo que sucede; pasa desde que tomó posesión.

    Peña Nieto asumió el poder con sólo la mitad del país aprobándolo y 22% abiertamente desaprobándolo, y terminó su primer año con 43% de aprobación y 53% de rechazo. Estos datos contrastan con las encuestas que le daban a Vicente Fox el mejor rango de aprobación al iniciar un Gobierno (74%), aunque perdió 29 puntos de aprobación en el primer año, y con las de Ernesto Zedillo, que inició con una aprobación de 76%, que para enero, por la crisis económica, se había reducido a 23 por ciento. Calderón, que llegó a Los Pinos tras un conflicto post-electoral doloroso, arrancó su Gobierno con mejor calificación que Peña Nieto (57%), y para marzo, por la decisión de mano dura contra los criminales, había escalado a 73% de aprobación, que le duró todo el año.

    Es decir, Peña Nieto, para efectos prácticos de consenso, llegó con un nivel de acuerdo muy frágil, que se rompió fácil. La razón de esta debilidad no está clara, pero podría plantearse como hipótesis de trabajo el daño que le hizo su traspiés en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara en 2011, cuando no pudo mencionar los tres libros que le cambiaron la vida, que lo pintó como un iletrado en todo el espectro demográfico. Peña Nieto dijo que eso le podría haber sucedido a cualquiera, pero quedó una marca en adultos y niños que se ha traducido, según evidencia empírica, en desprecio. También se puede plantear como hipótesis de trabajo que otro impacto severo que arrastra fue consecuencia de su visita a la Universidad Iberoamericana al 43 días de iniciada la campaña presidencial, que detonó el movimiento del #YoSoy132, donde por primera vez se le vio vulnerable.

    El poder de la maquinaria político-electoral del Estado de México, que mostró su efectividad en las elecciones intermedias de 2009 y en la forma como conquistaba lealtades dentro del PRI —hacían filas en sus oficinas de Toluca aspirantes a gobernadores y diputados en busca de apoyo político y económico—, no pudo trasladar su dinámica a la campaña presidencial. La extrapolación de Toluca a México fue una decisión equivocada que nunca se corrigió.

    A casi un mes de la elección, la campaña negativa del PAN contra Peña Nieto había sido tan exitosa que después de haberle quitado 18 puntos positivos en 26 días de spots en radio y televisión, tuvo en dos ocasiones al candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, arriba de Peña Nieto en los tracking polls de los equipos de campaña. La suspensión de los spots negativos contra Peña Nieto y el PRI, y reorientar las críticas del PRI y el PAN hacia López Obrador, cambió la historia de la elección.

    Peña Nieto empezó débil su sexenio, si se aleja uno de la parafernalia y el oropel del “Momento Mexicano”, y analiza las encuestas. Sólo tuvo un bimestre de gloria contenida, enero y febrero de 2013, y momentos de relumbre en agosto de ese año. Fuera de eso, su aprobación empezó su caída, el consenso roto y su fragilidad creciente. En agosto de ese año, el acuerdo sobre su Gobierno fue más bajo que el desacuerdo. Y no cambiaría nunca más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: